RETROSPECTIVA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

MIÉRCOLES 7
JUEVES 8
VIERNES 9
MAYO 2014
7:00 PM

Black-box ex-esmeralda // San Fernando #14 col. Cuauhtémoc, Centro. 


“Jamás permitiré una retrospectiva de mi trabajo. Me parece una infamia.”
-Juan Francisco Maldonado

”Being an artist is not easy – I have always said that to the students I have taught over the years. It’s a huge sacrifice”                       -Marina Abramovic 

 

Image

Mapa: https://goo.gl/maps/xLBA5

Más info: http://www.danza.bellasartes.gob.mx/programacion/790

Advertisements

Epígrafe

Del 3 al 13 de Abril (2014) publicamos un fanzine de crítica coreográfica titulado Amor en Hermosillo, y lo publicamos, obviamente, en Hermosillo. También lo subimos a internet, y cada uno de los 10 números fue acompañado en las redes sociales por un epígrafe.

Los epígrafes, aunque no tenían mucho que ver con el contenido de la publicación, me gustaron mucho. he aquí la lista completa:

 

“Yo no vine a Hermosillo a pasar fríos…”
– Mark Twain.

“A la piñata hay que pegarle y pegarle hasta que se rompa”
-Escuchado en el Club Obregón.

“Cuando apenas era un jovencito mi mamá me decía cuidadito, si un amor tratas de encontrar…”
-Los Apson.

“Hace mucho calor… llevo varios días que no se nada de ti, si me tomo una cerveza no se acaban mis penas”
-Juan Cirerol

“…una india gorda vestida de negro bajo el sol del desierto de Sonora, y le dije o traté de decirle adios, Cesárea Tinajero, madre de los real visceralistas…”
-Bobby Bolaño

“Así terminará usted, Mr. Bell, si se entrega a alguna criatura salvaje. Terminará con la mirada fija en el cielo.”
-Truman Capote

“Y yo le dije a la Chichi: Chichi, los dedos se me murieron. Sentía verde aquí…”
-Basquetbolista culichi

“Ya en el paredón, volteando a verla hacia arriba y aferrándose a su falda, mi abuelo le dijo ¿Mamá… Nos vamos a morir? Ni más ni menos mijo…”
-JF

“Estoy entrenando, no me beses”
-Claude Cahun

“¿Dónde está mi platanito?”
-Rita Indiana

 

AMOR EN HERMOSILLO

Esthel y yo llegamos ayer a Hermosillo.

Durante el festival Un Desierto Para la Danza, vamos a escribir un fanzine de crítica de publicación diaria. A la entrada de las funciones, entregamos a la gente la crítica de lo que ocurrió el día anterior.

La idea, siendo ambos coreógrafos mas que críticos, es producir un tipo de crítica que no intenta validar nada (ni la obra como buena o mala, ni nuestro lugar como posibles autoridades), sino simplemente poner a la gente a platicar, a discutir y a ver las cosas desde ángulos diferentes.

Nos interesa está práctica como un mecanismo de producción de conocimiento y también (¿por qué no?) de producción de comunidad.

En relación a la comunidad, entre las dos llevamos un pequeño taller del que también saldrán textos para el fanzine, previa (y, esperamos, acalorada) discusión. Hoy comenzamos con el taller, y hablamos un poco de la crítica como parte de la práctica artística, la des-colocación del lugar de poder del crítico, la necesidad de meter las manos en todas las partes que componen el mundillo de la coreografía, la crítica obviamente incluída, etc.

Hoy espero ir al Club Obregón después de la función, para beber una tecate y escuchar a la banda, porque, como bien dijo una amiga “Usté que sabe de amor si nunca ha estado en el Club Obregón”.

 

Para seguir los textos diarios visita:

AMOR EN HERMOSILLO

delfines sunset

No Mestizo Is Good For Baking

I saw a poster in the street.

It was advertisement for a film festival organised by some human rights organization. It had a photo of a girl whose head was covered by a hijab, and whose hands were holding a demonstration sign with something written in arabic. In big turquoise letters in helvetica dark, the poster read “The Revolution Will Be Tweeted”(which later I would find out to be the title of an interview Liz Else did to Paul Mason for New Scientist Magazine, and that illustrates very well the enthusiasm of the time). It filled me with emotion, the poster. It was obviously a reference to the hope that the arab spring had brought to us in those days. The hope that nonpartisan, social choreographies of large numbers of people could actually make a difference. I myself had been involved in a number of demonstrations for clean politics and change and against the major media corporations around that time. Not deeply involved, not as a part of the organization core or anything. Just as a number. I considered my participation important merely in terms of statistics. “Look! All these hundreds of thousands of people are not agreeing with what we do. There is no more alternative than to listen to them” was what we hoped for. Then nothing happened, except that we were not heard at all, but we came back to our homes feeling proud of ourselves. Thinking that we had done something, that we at least had raised our voices, that we (and they) had had a taste of the power of the masses, if only as an affective force, if only as an aesthetic experience. “Some minds did change during those days” I would tell myself to justify the attempt.

Before nothing happened, I felt someway close to the 68, but I also felt that we had learned from it, that we were not so naïve this time, that we understood micropolitics and non violence and that this time we had technology at handreach to be organized. The revolution will be twitted, I would tell myself. A friend of mine showed me a project contesting in Ars Electronica that consisted in transforming the wifi antenna of your computer into a router, so that in places with a large concentration of people with computers (like cities, for example) internet could be independent of big servers in cases of social emergency. It was, I think, a project developed by a Persian guy, which made it sound even better. “The Arab world holds the key for the defeat of capitalism” I had entertained once or twice. Not only because of the recent spring but also because I have always thought that that wide range of people gathered under the generic term Arab have never been truly colonized. They might have been bound to colonial regimes over and over, but they never have been truly colonized. It hasn’t been possible to force them into leaving their language for a European one, nor their understanding of the world or their fundamental notions of reality. Arab language and writing could have been colonial at some point, at the early middle ages, but they have never been western. They are pre-western. They have always been there. All the bases of the European edifice come from Minor Asia. Philosophy (yes, the Greek thing) is secretly Persian. Secretly post Persian, and yet (or better, maybe because of that) Minor Asia is immune to Europe (and obviously not the other way around). “Capitalism is Phoenician, so fuck capitalism, we knew all about you before you actually existed, you can’t come and tell us what to do”, I would fantasize that the Arab world would say.

Then I had also read this book by an Iranian philosopher, and in it, he would reterritorialize philosophy, back to its preoriginal soil. In it he would turn philosophy into a Persian tradition. He wouldn’t quite deny it’s European history, neither he would fight against it; he would simply ignore it in a way, give philosophy a new chance, a new (ancient) soil to be philosophic in a different way, in a pre-philosophical/post-philosophical way.

And I said clap your hands and say yeah!

I said Mexico could learn from that.

I have thought a lot about the very slippery position of Mexico in relation to culture and colony, how every time you think you found some solid standpoint it quicksands itself, and this is in great part, due to what from yesterday on I like to call the Mestizo Lie. We have been told both our genes and our culture are half-breed, but neither they are exact halves, nor their mixture is homogenous. If we were to bake a mestizo, some parts would end up raw, some baked and some burned, because all of their parts cook at different rhythms and temperatures. No mestizo is good for baking. No mestizo is homogenous.

It would be so good to have the possibility of attaching oneself to a pre-colonial tradition without finding oneself a liar, or even worse, a hippie; but one can’t, one is a liar (though definitely not a hippie), one speaks in Spanish and thinks in Spanish and writes in English and one has never read the popol-vuh, and one knows some Shakespeare sonnets by heart, and one goes to Spain and finds the spanish culture a very dirty one (in at least a very literal way, though possibly in others as well), and one identifies with that dirt, but also with other, and one feels proud to be cleaner than the conquerors (at least in a literal way) and one feels a little rage, but then one is also the conqueror, because one is white and tall and hairy on the chest, and one is in a worse position than the actual conquered because one has ultramarine bastard roots, one is outlanded, one is a derelict of one’s own culture and a natural outlaw of one’s own land, and therefore one is privileged, one is in a much better position than the actual conquered because one has western education, and one has whiteness, and because the actual conquered not so bastard roots have been and are being rootlessly unrooted and bastardized. Even by oneself, because one was born in a position of power, and one exercises it without asking, without noticing sometimes, without wanting to notice, some other times. Because one has suffered resentful racism in regard to one’s paleness, and one has felt a victim in a privileged position. One is racist and one helps to keep that racist structure tight and firm, because one is comfortable in it, because one was born in it, because one has excuses. Because one criticizes the European colonial machine while one exists in the very knot of such reality, one exists because the very knot of such reality. Because without it one would not exist, and one does not want to cease. Because one finds relieve in performing simplistic critique upon Zionist apartheid or European/US immigration policies, or hope in an ignorant idealization of the Minor Asia. Because apparent far away problems seem easier to attack and theoretically solve. Because one says one over and over in a rather neurotic fashion even though one has agreed so much with de-individualizing the subject. One is scared and weak, because once the poststructuralist ethic principles have proven to be insufficient, one has no faith in people anymore, because, as a friend once said, one wants to permute species, one wants to be a crow or an octopus. Because the Jacobin comeback, because the new “enlightenmentists” can be intellectually thrilling, but actually very frightening. Because twitter sucks, and so do hope and revolution.

Algunas plantas se mueven

Fui al cine solo.

Si algo disfruto es hacer cosas solo. Decidir por mi, tener una experiencia personal que de alguna manera me haga saber que soy una persona. Que me haga una persona. Por simple que a veces me parezca, ser una persona no es fácil. No lo digo en el sentido de ”lo complicado que es vivir” o ”construir una identidad”, o bla bla bla. Me refiero simplemente a ser una persona. Hacer actividades por uno mismo, tener gustos propios, tomar pequeñas decisiones como caminar por una calle u otra, o parar en algún parque. En las películas siempre vemos a gente que, preocupada por problemas mas grandes, decide con toda facilidad parar y sentarse en una banqueta a pensar, o caminar toda la noche, o meterse a un café de chinos al azar y pedir un café con leche, o lanzar botellas de cerveza vacías contra un basurero cerca de las vías de un tren. Yo no hago esas cosas. Para mi, en general, estar solo es estar en casa, muy posiblemente frente a mi computadora, navegando de un blog de filosofía a otro sin realmente leer tanto, haciendo bookmarks para leer después cosas que tal vez no lea después. Tengo tantos bookmarks que ponerme al corriente un día sería una locura, aunque sigo esperando intentarlo. Estar solo, por más que de alguna manera lo añoro, termina siendo una situación en la que no decido nada. Simplemente me dejo llevar por aquello que implica la menor importancia en términos de decisiones. Estar frente a mi computadora, ver una serie o leer un libro, es algo que alivia mi responsabilidad de ocupar mi tiempo en soledad, de confrontarme con decisiones tipo “persona”. Si el día es prometedor, me pongo a bailar un poco de Aretha Franklin en la sala, compongo alguna canción, o, como es el caso hoy, escribo. Hoy además fui al cine. Solo. No puedo recordar alguna otra vez, pero tengo la certeza de que la hubo y de que siempre me ha gustado hacerlo.

Al decidir ir a la cineteca y revisar la cartelera en internet, noté que era miércoles, es decir, mitad de precio. Eso me animó por un segundo (no sólo porque me guste pagar poco, sino porque, como buen hijo del capitalismo tardío, me gusta “pagar menos”), pero inmediatamente me resultó un problema. La idea romántica de ir solo a un cine medio vacío en el que puedes echarte un clavado en ser una persona cuadra con mucho esfuerzo en un escenario de cineteca atiborrada.

La Ciudad de México, por más que haga un monstruoso alarde de su monstruosa enormidad, es como un pueblo, e ir a la cineteca a ver una película que ha sonado importante en un miércoles de mitad de precio, es como ir a la feria del pueblo. Una feria de cada miércoles. Así que escogí la hoody con la capucha más grande que tenía y planeé ocultarme en ella.

Hablé por teléfono con un amigo que tengo años sin ver, antes de salir. Fue mi obra productiva del día, porque no solo es mi amigo, sino que trabaja en un lugar al que le quiero proponer un proyecto. Ya lo intuía, pero no estaba seguro de que fuera él con quien tendría que hablar, y me era super incómodo llamarle por primera vez (luego de no contestarle el teléfono por años), para pedirle algo. Al resultar que era con él con quién me comunicaban, decidí echarme la culpa de todo (una culpa que, detalles de más o de menos, aunque no cargo, si creo que me corresponde) y lo hice. Él fingió entenderme perfecto, como “ser atormentado” que siempre le ha gustado imaginarme, y me dejó muy en claro que esa culpa no existía. Etcétera, la cosa es que un paso de apariencia tan incómodo se resolvió en una conversación de lo más buen pedo, y yo colgué el teléfono contento. Quedamos de vernos en un par de días y ponernos al corriente de nuestras vidas. Yo al colgar me propuse no volver a desaparecer.

Cada vez que voy al mercado siento que me están viendo la cara. Creo que tiene que ver con que voy poco (después de años no me he hecho de mis marchantes) y con que es un mercado caro, así que, por lo menos relacionalmente, allí siempre me verán un poco la cara. Pero hoy, la chica de la carnicería en la que decidí comprar (soy muy poco constante en lo que a carnicerías se refiere, quizá porque nunca recuerdo si una es mejor que otra) estaba flirteando conmigo. Me gustó que lo hiciera, porque sentí que aunque inevitablemente me estaría viendo la cara, quizá lo hiciera un poco menos por tratar de ser linda, así que le respondí el gesto. Le hablé de tú aunque nunca lo hago en el mercado, no se por qué, y le sonreí varias veces.

Me cociné algo muy simple, pensando sobre todo en que tenía que salir a tiempo para el cine, pero hice una salsa de jitomate y perejil. Había pedido cilantro, que es una de mis hierbas favoritas. De alguna manera toda mi expectativa culinaria giraba en torno al cilantro y no me di cuenta de mi error hasta que empecé a cortarlo. Tuve una breve decepción, pero decidí “soltarme el chongo” y hacer la salsa con perejil. Quedó muy bien. El cilantro es el cilantro, pero quedó muy bien. Creo que en general el problema del perejil es que está mal usado. En casa de mi abuelo, por ejemplo, hay un platillo recurrente de papas al horno gratinadas, con perejil fresco encima. Siempre pensé que era un platillo nefasto, pero en gran medida la culpa, tal vez un poco a escondidas, siempre se la adjudiqué al perejil. Ahora me queda claro que la culpa es de una pésima idea; y la de reincidir, de una necedad enquistada en la tradición. Lo que quiero decir es que comer con esa salsa me hizo replantearme para siempre mi relación con el perejil. Mi relación con el aguacate, que también comí, aunque siempre ha sido muy buena, se ha hecho mucho más atenta a partir de una acalorada discusión que tuve la fortuna de presenciar, en la que todo el mundo estaba a su favor como máximo nivel del sabor, y aún así la discusión seguía. Nunca entendí como se logró tal acaloramiento, pero lo indago empíricamente. El aguacate es lo máximo.

Terminé de comer y decidí no lavar los trastes sino hasta regresar del cine (aunque al regresar lo olvidé y me puse a escribir estos caracteres hasta que mi hermana, que es mi housemate, tuvo la certeza de recordármelo) y más bien me fumé un cigarro. De todas las asociaciones actividad x-cigarro que un fumador construye en su fumadora vida, el cigarro de después de comer quizá sea el más placentero (y los muchos de durante-beber quizá los mas difíciles de evitar). Yo, como fumador que intenta muy a pesar de si mismo dejar de fumar, hoy me fumé un cigarro después de comer, y como ese mismo fumador, quizá lo disfruté mucho menos de lo que mi engañosa memoria me prometió. Quise otro, pero recién desilusionado, lo evité.

Me lavé los dientes, revisé traer mis llaves, celular y cartera (que en realidad es un monederito oaxaqueño quizá en verdad chino que le robé a mi madre), tomé mi bolso de lona y mi hoody, y salí de la casa.

Ya afuera temí encontrarme al casero, a quien no importa lo que haga siempre le debo dinero. “Es un tipazo” pensé mientras esperaba no toparlo de frente. Y lo es, en verdad lo creo, pero tenía prisa.

Faltaban 40 minutos para la película, así que tenía tiempo de llegar pero quizá no de encontrar boletos (dada la situación ferial de la semana), así que conté el cambio que traía en el bolsillo de mis levi’s 501 y tomé un taxi. Derecho joven? Derecho. En cuanto me bajé del taxi noté que la temperatura había bajado un poco, excusa perfecta para traer un hoody puesto sin parecer un freak ni sufrir calor (como freak es difícil pasar inadvertido, más si hace calor. Ser freak en un país frío es mas cotidiano, de allí que la palabra no tenga una traducción española que le haga justicia), así que me lo puse y fui directo a la taquilla.

Boleto en mano me pregunté qué hace una persona sola por media hora antes de entrar a la sala, y me puse a escribir en el pasto. Escribí sobre cómo de niño la palabra yegua me parecía mas correcta para una yegua blanca embarazada que para una equina hembra en general, y de como la palabra inglesa mare, aunque sin una pigmentación o estado civil tan precisos, podría tender a los grises; y entré a la sala.

Mientras camino en la penumbra me avergüenzo de haber fingido sorpresa en la taquilla por el precio del boleto, a manera de disculpa secreta por ir al cine en un día tan poco cool, como si quisiera dejar en claro que vengo solo, que no tengo que ver con nadie que esté allí ese día. Y a quién chingados le importa, me digo.

La sala uno de la cineteca está en la sección vieja. Aunque es una sala bonita, siempre que voy tengo la ilusión de que me toque alguna de la sección nueva y pocas veces ocurre. La chica que corta los boletos en la entrada es bonita y lo noto. La recuerdo de cortaduras de boletos anteriores. Es muy bajita y tiene un cabello increíble, muy negro y espeso. Me siento en el extremo más alejado aunque me quede un poco de lado la pantalla, pero con tanta gente el extremo se siente también bastante central. “El centro es la periferia”, como si la sala fuera un diagrama setentero del capitalismo. La película empieza mientras trato de tuitear algo sobre los hipsters con look coyoacán, que me parecieron abundantes desde que me bajé del taxi. También las parejas me parecieron abundantes. Algunas mas hacia lo hipster con look coyoacán, otras mas hacia otros lados, pero todas emparejadas, comiendo helados o yaciendo en mini prados cinéfilos cual yeguas blancas y embarazadas o mas tendientes a los grises, pero todas emparejadas al fin, frotando con suavidad sobre mi cara sus binomios lúdicos. La palabra “lúdico” junto con la palabra “coadyuvar” es una de las que más odio del español, y estas parejas frotan suavemente en mi cara su ludicidad coadyuvante.

En la película, Joaquin Phoenix, que se dedica a escribir cartas por otras personas, en algún momento escribe por un muchacho una carta a su novia (la novia del muchacho) sobre cómo le quiere romper los dientes a una pareja que ve de cerca y que contrasta con su falta. En mi caso la falta es un poco menos específica, aunque no más abstracta, y me identifico con ese muchacho. A demás, mucha gente tiene los dientes ya algo chuecos. También me identifico a ratos con Joaquin, que se enamora de un sistema operativo. No es algo que me haya pasado, pero en mi larga tradición de relaciones por skype, la falta de cuerpo a veces es cabrona.

Hace un poco mas de un mes un amigo con el que desde hace años planeo proyectos que hasta ahora no se han concretado, me escribió un mensaje de facebook:

I saw a movie last night that inspired a project that I want to begin with you

The movie is called her.

Y luego otro:

I want to start building an “encyclopedia of emotions of the bodiless”

Hoy mientras escribo esto que cada vez se parece más a un cuento, también le respondo que sí, que tendrá que ser una enciclopedia especulativa, que cómo imaginas emociones que sólo podrían existir en condiciones que jamás vas a tener.

Termino la película feliz. Me parece un peliculón. Y me pregunto que opinarían los aceleracionistas, siempre dos pasos más nerds que cualquiera que conozca, y creo que les gustaría. Luego pienso que Joaquin es un actorazo, pero que la chica, la protagonista (de quien sólo escuchamos la voz) es increíble, y me conflictúo al saber que es Scarlett Johansson. Habiendo decidido considerarla una mala actriz, y muy contento con mi decisión después de verla apoyar a esa corporación de refrescos que ilegalmente explota gente en el Banco Oeste de Palestina, me veo en la obligación de reconsiderarla.

Las chicas de al lado me ven raro por traer el hoody puesto en la sala, y yo las veo raro por haber estado haciendo ruido y comiendo durante toda la película, así que no me siento incómodo. Creo que si hiciéramos un balance su posición sería mucho peor. Termino de ver los créditos junto con un par de ñoños y voy a Roxy por un helado. Mi hermana y yo tenemos una pelea eterna sobre la diferencia de sabor entre el helado de chocolate Roxy de la calle Mazatlán y el de la calle Tamaulipas. Ella dice que el de Tamaulipas es mejor, yo que son exactamente el mismo, pero pido un helado de chocolate en esta otra sucursal un poco mas sureña, y siento un sabor menos lleno que el de cualquiera de esas dos calles. Pienso que quizá ella tenía razón, pero admitirlo terminaría el juego.

Camino por Gabriel Mancera en vez de por Cuauhtémoc. Es una caminata larga pero tengo ganas. En el camino pienso en un cuento sobre escribir un cuento e irlo simplificando hasta quitarle todas las palabras. Pienso en Clarice Lispector y en que mi maestro de filosofía dice que desde la perspectiva fenomenológica los tres puntos son un suspiro, cuando para mí en todo caso están mucho más cerca de la exhalación que del suspiro porque son una espera, no un alivio. Pienso en incluir eso en el cuento que pierde las palabras pero no funciona porque justo sería añadirle palabras que no necesita. Pienso el comienzo de un cuento romántico en el que alguien cita como propia una linea de la película que acabo de ver (la línea mas evidentemente citable) “To fall in love is kind of like a form of socially acceptable insanity” y la persona a quien se lo dice finge no saber que es una cita para que la primera persona disfrute su momento de agudeza mental. Pienso que me gustaría que alguien hiciera eso conmigo. Llegando a casa compro unas cervezas, y pienso en una línea de una canción de Vampire Weekend que he escuchado mucho últimamente:

 “A gardener told me some plants move, but I could not believe it”,

y luego en otra:

“Though we live on the US dollar, you and me we’ve got our own sense of time”,

y luego en una espera:

AUTOENTREVISTA SOBRE ARRECIFE

Image

Al terminar ARRECIFE en el MUAC, Esthel Vogrig y yo decidimos escribir, ya con cierta distancia, alguna reflexión sobre lo ocurrido. Decidimos hacerlo a manera de entrevista, aunque la cabeza no nos dio para responder todas las preguntas que nos parecían importantes. Ya habrá segundas partes.

Puedes leer el texto completo aquí:

Autoentrevista sobre Arrecife