NIEVE (DARKS)

“White is the darkest color”

-Sentido común

I

Camino por la nieve. Una amiga muy querida, hace un par de años me regaló un libro. Era una intervención sobre un ejemplar de el punto y la línea de Kandinski, supongo que a grafito, dibujada por Pablo Rasgado. Es un libro al que regreso mucho. Me gusta mucho cuando el dibujo está a la orillita de convertirse en otra cosa, o de desintegrarse en la nada. El libro es, básicamente, una serie de rayones sobre el ensayo de Kandinski, pero que buenos rayones…

Años después, o sea hace un par de meses, mi vecino (que es dibujante y diseñador) me regaló un par de libros bellísimos, uno de ellos, también de Pablo Rasgado, titulado “Nieve”. “Nieve”, aunque es un libro de fotos, tiene más actitud de dibujo y también tiene mucho de la nada. Es una serie de fotos de nieve. Mucho blanco y poca línea, pero que blancos y que líneas.

Camino por las calles de Estocolmo y disfruto la nieve casi como si fuera una playa. Los paisajes muy blancos tienen algo de dibujo y mucho de nada. Son como enclaves nihilistas temporales. De ese nihilismo tranquilizador, por lo menos para el ojo turista. Camino por las calles nevadas y pienso mucho en “Nieve”, y veo todo como un dibujo.

“Voy a hacer una serie de fotos en homenaje a Pablo Rasgado” me dije un día:

Estos son unos primeros intentos. Cada vez que vuelve a nevar lo intento. Supongo que la nieve, un poco como el fuego, es fascinante siempre, aunque seguro para un foráneo la cosa es más particular. Mis amigos se ríen de verme parado como un gato frente a la ventana, hipnotizado viendo nevar.

II

El apartamento que habito pertenece en realidad a una amiga de Josefine (con quien trabajo), y nos lo rentó mientras está en Gothenburg. Está lleno de libros que en combinación la evidencian como escritora. De entre los pocos en lengua inglesa (lo demás está obviamente en sueco) me encontré con El Corazón de las Tinieblas, de Conrad, que leí hace muchos años traducido al español, y me entusiasmó leerlo en su idioma original. Tengo tan fundido el cerebro con el trabajo, que el único tiempo que realmente me puedo dar para otras cosas es el trayecto en el metro, y es allí que leo, a pequeñas dosis, The Heart of Darkness. Si algún atributo de Conrad me viene a la mente es su sobriedad. Tiende un poco hacia el dibujo y mucho hacia la nada. The Heart of Darkness es terrible pero bellísimo, y de un nihilismo extrañamente tranquilizador. Me reconforta con sus intentos de retratar lo incomprensible. “The Horror, The Horror…”

Mientras viajo en el metro escucho una canción que Josefine me presentó en uno de nuestros recientes ensayos:

La escucho mientras leo a Conrad y se me cruzan las letras de los audífonos y las del papel:

I was born by the river in a little tent
Oh and just like the river I’ve been running ever since
It’s been a long, a long time coming
But I know a change gonna come, oh yes it will

It’s been too hard living but I’m afraid to die
Cause I don’t know what’s up there beyond the sky
It’s been a long, a long time coming
But I know a change gonna come, oh yes it will

Y pienso que Sam Cooke podría haber sido un personaje de Conrad, peleando con el miedo y con la inmensidad de lo desconocido en un río de la selva del Congo a principios del siglo XX. Podría haber sido Conrad himself.

horror

Y me acuerdo de este dibujo que no se de quien es. Una amiga lo puso en facebook hace mucho. Podría ser Pablo Rasgado dibujando The Heart of Darkness.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s